JM Renewable Energy - шаблон joomla Новости
En las últimas décadas se ha desarrollado enormemente toda la tecnología relativa al uso de energías renovables. Este tipo de energías no sólo reducen el impacto que el ser humano genera en el medioambiente, sino que abren la puerta a nuevas posibilidades y proyectos que no se podían plantear hace años.

La energía solar es una fuente inmensa, inagotable y gratuita de energía. La explotación de este recurso energético está disponible a todas las escalas, desde los grandes campos de generación de energía para alimentar la red eléctrica hasta el pequeño usuario que la explota de forma local para satisfacer su autoconsumo.

El desarrollo tecnológico de los últimos años ha permitido una mejora sustancial en el aprovechamiento de la energía solar, así como una disminución en el precio de los equipos. Gracias a esto se están desarrollando varios proyectos, de los cuáles cabe destacar el uso de energía solar para el bombeo de agua.

Un sistema de bombeo fotovoltaico es similar a uno de bombeo tradicional, con la particularidad que la energía para alimentar la bomba se obtiene a partir de una serie de paneles fotovoltaicos. Esto permite implementar sistemas de bombeo en zonas aisladas de la red eléctrica, donde tradicionalmente sólo se había podido emplear generadores diésel o sistemas manuales. Además, el único costo que supone es la inversión inicial del equipo y su mantenimiento, permitiendo una amortización relativamente rápida.

Paralelamente al desarrollo de la tecnología fotovoltaica ha habido una evolución en los sistemas de bombeo y controladores que ha permitido aumentar el rendimiento de estas instalaciones. Existen en el mercado una serie de equipos específicamente diseñados para trabajar en sistemas de bombeo fotovoltaico, ya sean bombas con variadores de frecuencia, controladores de carga para bancos de baterías, etc.

Los sistemas de bombeo fotovoltaico constituyen un ejemplo de éxito en aplicación de tecnologías apropiadas, especialmente en zonas rurales. La implementación de estos sistemas ha repercutido de manera positiva en las comunidades donde se ha llevado a cabo, mejorando condiciones higiénicas y sanitarias relacionadas con el consumo de agua, reduciendo la carga de trabajo de la población al facilitar el acceso a este recurso y contribuyendo a la economía local al permitir una independencia energética. Por esto es considerado como un vector de desarrollo y un factor clave para la reducción de desigualdades.

En el CIER contamos con una amplia experiencia en este campo, desde el diseño y dimensionado de estos sistemas hasta su implementación y mantenimiento, incluyendo habilidades de capacitación para formar equipos de trabajo locales. Nuestros profesionales han desarrollado varios estudios y proyectos relacionados y cuentan con el apoyo de una entidad universitaria tan importante como es la UNAN. Asimismo, cabe destacar la colaboración de esta entidad con la universidad española Carlos III de Madrid, con la que lleva trabajando en diversos proyectos desde hace años.